Perú: Castillo instó a la unidad y prometió un gobierno abierto

Un mes y medio después de la segunda vuelta y una semana antes de la fecha fijada para la asunción de la máxima magistratura política del Perú, el Jurado Nacional Electoral (JNE) proclamó a Pedro Castillo presidente electo del país andino para el mandato entre 2021 y 2026.

De ese modo, el organismo administrador de la Justicia electoral puso fin a la prolongada vigilia ciudadana que arrancó el 6 de junio con el balotaje entre el líder de Perú Libre y Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, y concluyó este lunes con la consagración del maestro de escuela primaria como el jefe de Estado del bicentenario.

Después de un mes y medio del reñido balotaje, Pedro Castillo fue electo presidente de Perú.

En principio, entre mañana y el viernes, Castillo recibiría las credenciales como mandatario peruano, y Dina Boluarte, la acreditación como primera vicepresidenta de la República.

El acto formal de asunción se desarrollará el 28 de este mes ante la Asamblea Legislativa.

Ese día los peruanos celebrarán, además, el bicentenario de su condición de país soberano tras la ruptura del vínculo con la corona española.

La fecha patria recuerda el acontecimiento histórico del 28 de julio de 1821, cuando el general José de San Martín proclamó la independencia del Perú ante miles de personas reunidas en la plaza Mayor de Lima.

Fin de vigilia

“Muchas gracias por participar de esta gesta, por esta lucha que no se ha emprendido este año ni en la última década. Es una lucha que hemos emprendido con tantos compatriotas que no están ahora entre nosotros”, clamó el flamante presidente desde un balcón de la sede partidaria de PL, en el Cercado de Lima.

Abajo, en la calle, una multitud eufórica celebró cada tramo del discurso gritando a coro: “Pedro, querido, el pueblo está contigo” y “Sí, se pudo”.

“Que nunca se apaguen las voces de esos hombres y mujeres heroicas para que nos acompañen siempre a quienes vamos a recorrer nuestra patria en su nombre y en el de ustedes; a quienes vamos a trabajar duro para concretar el sueño de un Perú más justo, más soberano, más digno, más humano y más unido”.

Pedro Castillo

“Este será un gobierno abierto a todos, un gobierno donde nadie se quede atrás”, prometió.

“Bienvenidos todos a este espacio para que hagamos juntos el gobierno de todos los peruanos. Bienvenidos a este espacio para hacer un gobierno de todas las sangres, sin discriminación alguna, sin mirar de reojo a esos hombres capacitados, a los hermanos afroperuanos, a los indígenas y a las comunidades nativas; a los quechuas, a los aimaras; a todas las razas, a todas las etnias, a todos los grupos humanos”, enfatizó.

En otro pasaje de la prédica, instó a “la lideresa (Keiko) Fujimori a no poner más barreras en esta travesía para sacar adelante al país”.

“Traigo el corazón abierto a todos y a cada uno de ustedes. En mi pecho no hay rencor ni diferencias, como en el de todas las compañeras y todos los compañeros y hermanos que sabemos que primero que todo está el Perú”, planteó en tono firme.

Desafíos desde el arranque

El gobierno que Pedro Castillo iniciará el 28 de julio tendrá como prioridades de gestión el combate inmediato al coronavirus y la reactivación de la economía; al mismo tiempo, debe asumir el desafío de generar y mantener gobernabilidad ante un Congreso que, en principio, se avizora adverso.

Perú fue uno de los países más afectados en los primeros meses de la pandemia, cuando incluso llegó a tener una de las tasas de mortalidad por coronavirus más altas del mundo. Además, comenzó relativamente tarde la campaña de vacunación, que se agilizó sólo después de que el mandatario saliente, Francisco Sagasti, asumió en noviembre pasado tras la destitución de Martín Vizcarra y el fugaz interinato de Manuel Merino.

Además, la cuarentena impactó de lleno en una economía que aún mantiene altos niveles de informalidad y provocó en 2020 una de las mayores contracciones en todo el globo y la primera en el país en dos décadas.

A esas prioridades, Castillo –que es maestro de escuela y ganó notoriedad como líder de un sindicato docente– suma la mejora de la educación.

Saludos y buenos augurios

Gobiernos latinoamericanos continuaron ayer enviando felicitaciones al electo presidente peruano.

“Le enviamos al maestro Pedro Castillo Terrones un abrazo solidario, le deseamos que le vaya muy bien, lo merece su pueblo”, señaló el mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador.

Por su parte, el jefe de Estado de Bolivia, Luis Arce, celebró que, “a días de conmemorar su bicentenario, Perú proclame al profesor Castillo como su nuevo presidente”.

“Juntos trabajaremos por una Latinoamérica unida”, tuiteó por su lado el presidente argentino, Alberto Fernández, mientras el jefe de Estado colombiano, Iván Duque, dijo que espera que Bogotá y Lima “sigan trabajando en el fortalecimiento” de los lazos.

“Felicito al presidente electo de Perú, Pedro Castillo. Le deseo una buena gestión por el bien del pueblo peruano”, señaló a su turno el líder uruguayo, Luis Lacalle Pou.

El presidente electo del Perú recibió también el saludo del presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso; del canciller mejicano, Marcelo Ebrard, y del Gobierno de Chile, entre otros.